Area Silvestre Protegida (ASP) “El Pantanoso”

En el año 2016 gracias a una donación del World Land Trust pudimos adquirir la Finca El Pantanoso y así conservar 4,416 has de Selvas de Yungas colindantes con el Parque Nacional Calilegua.

  • El ASP El Pantanoso es una reserva natural de la Fundación Biodiversidad que se ubica dentro de la Reserva de Biósfera de Las Yungas, en la zona centro este de la provincia de Jujuy limítrofe con Salta, y abarca 4.416 hectáreas de bosques de Yungas Australes

  • Las Yungas Australes son selvas, bosques y pastizales de montaña, subtropicales, que se extienden como una faja angosta a lo largo de las sierras subandinas y la cordillera oriental en Bolivia y Argentina

  • Aunque representan sólo el 2% de nuestro país, las Yungas Australes de Salta, Jujuy, Tucumán y Catamarca poseen una riquísima biodiversidad y albergan la tasa más alta de endemismos de flora y fauna de Argentina, conteniendo el 50% de las especies de nuestra avifauna

  • La creación del ASP El Pantanoso forma parte de nuestra estrategia para la consolidación de la conservación de un área colindante con el Parque Nacional Calilegua que permitiría llevar los beneficios de la conservación desde el mencionado Parque hacia el borde con la provincia de Salta

  • Estudios con trampas cámara revelan la riqueza del ASP El Pantanoso

MÁS INFO

Importancia de las Yungas

Las Yungas Australes constituyen uno de los biomas más diversos y de mayor belleza escénica de Argentina: brindan hábitats a más del 30% de las especies de mamíferos de Argentina, al 50% de las aves y al 30% de los anfibios y reptiles.

Esta selva capta y retiene a modo de esponja las copiosas precipitaciones estivales, regulando a lo largo del año el aporte de agua a los numerosos ríos y arroyos que nacen en lo alto de las serranías y que resultan vitales para el desarrollo socioeconómico de las comunidades que se ubican aguas abajo.

En el año 2002, La UNESCO declaró la Reserva de Biósfera de las Yungas, que abarca una superficie de 1.300.000 ha, de las cuales un 30% corresponde a la provincia de Salta y un 70% a la provincia de Jujuy. Esta gran región incluye distintas áreas protegidas nacionales y provinciales, que actúan como núcleos de conservación, pero en su mayoría las tierras son de propiedad privada.

La participación del sector privado en su conservación resulta uno de los principales desafíos a futuro, principalmente en términos de garantizar la conectividad ambiental de las masas boscosas.

Amenazas

El desmonte con fines agrícolas es la principal amenaza para las Yungas. El avance de la frontera agropecuaria para cultivos plantea una amenaza fundamental para las especies que habitan las Yungas, a causa de la pérdida y la fragmentación del hábitat.

La actividad forestal realizada de forma minera es otra fuerte amenaza en la región, en la que se explotan sin planes sustentables de manejo las especies más valoradas de árboles. La falta de controles permite un exceso de tala de las especies más valiosas.

La caza ilegal es un serio problema para las distintas especies de las Yungas, algunas de ellas amenazadas de extinción, como el yaguareté y el tapir americano. La frondosidad, aislamiento y aspectos culturales de la región hacen que la caza furtiva sea difícil de prevenir y controlar de manera regular.

Las Yungas se encuentran en terrenos de la cuenca sedimentaria del Noroeste, por lo que la exploración de hidrocarburos plantea otra seria amenaza en la región, tanto por las actividades propias de la exploración, como por la mayor accesibilidad para los cazadores furtivos, producto de la construcción de caminos.

ASP El Pantanoso

El ASP El Pantanoso limita al sur con el Parque Nacional Calilegua, que es el Parque Nacional de mayor extensión en la ecorregión de Yungas (76.000 hectáreas), conformando un solo bloque de selva protegida hasta el límite con la provincia de Salta. Al norte de la provincia de Salta se encuentra el Parque Nacional Baritú, que comprende unas 72.000 hectáreas de Yunga.

La ubicación estratégica del el ASP El Pantanoso la convierte en parte natural del corredor ecológico yungueño que debería existir entre ambos parques nacionales, para asegurar la permanencia de especies claves del ecosistema de Yungas, como el yaguareté.

En tierras del PN Calilegua y el el ASP El Pantanoso habitan más de 123 especies de árboles y unas 144 especies de mariposas han sido identificadas. Se estima que podrían habitar la zona unas 350 especies de aves, entre las que vale la pena mencionar el maracaná cuello dorado (Primolius auricollis), el loro de frente azul (Amazona aestiva) y psitácidos de menor tamaño, como Aratinga mitrata entre otros.

Además de la existencia de unas 120 especies de mamíferos, se sabe que El Pantanoso funciona como una zona corredor para muchas especies amenazadas que han sido detectadas en los valles de sus ríos (Morado y Pantanoso) por sus huellas y mediante el uso de cámaras trampa, como el yaguareté (Panthera onca), el tapir (Tapirus terrestris), y dos especies de pecaríes.

La enorme diversidad biológica que caracteriza a la región ha despertado el interés de distintos grupos de investigación, lo que se refleja en el hecho que en los últimos años, se han llevado a cabo más de cien trabajos de investigación en la zona.

El principal objetivo de conservación de esta reserva natural es la preservación del hábitat de las Yungas Australes, que alberga un altísimo número de especies de árboles, insectos, aves y mamíferos, pues está constituida en una de las ecorregiones más biodiversas de Argentina.

El yaguareté es otra prioridad de conservación de la reserva y del país, ya que fue declarado Monumento Natural en el año 2001 y cuenta con un Plan Nacional para su conservación a nivel nacional y a otros a nivel regional.

La presencia del yaguareté en la reserva ha sido ampliamente documentada por cámaras trampa instaladas en terrenos del ASP El Pantanoso desde el año 2009 y sigue siendo en la actualidad una de las especies con presencia permanente, por lo que la reserva constituye además un refugio para esta especie seriamente amenazada por la caza furtiva.